2020

January 16, 2020

Meses han pasado desde el último post.

He estado muy desconectado de todo.

Desde finales de Septiembre, fuí empeorando notáblemente según discurría el tiempo.

 

Pasé de usar el bastón muchos días, a no separarme de él.

El dolor mecánico producido por el colapso vertebral, superó al inflamatorio.

 

Algunas caídas por pérdida de fuerza en la pierna derecha, y no salir de casa prácticamente para nada, a la espera de la cirugía, programada para el 12 de Diciembre.

 

Pero antes, llegaban las fiestas.

 

No podía faltar la tradicional visita a la Plaza Mayor.

Esta vez, algo más fugaz que el resto de años. Comer nuestro bocadillo de calamares, y comprar turrón en Vicens.

 

 

 

 

 

Allí me topé con un defensor de la ley y el órden...nuestro amigo y vecino Spiderman, que me debió confudir con un villano!

Me arrancó una sonrisa, cuando más lo necesitaba.

 

Gran tipo este Spiderman Gordo de la Plaza Mayor, como se hace llamar este artista portugués, que se gana la vida derrochando sentido del humor y repartiendo alegría a todos los transeúntes de la Plaza.

 

Se le puede ver a diario, realizando allí su jornada laboral.

En su IG @spidermangordoplazamayor, puede leerse, "No todos podemos ser abogados, fontaneros, camareros". Yo añadiría, que ellos tampoco pueden ser como tú.

https://www.instagram.com/spidermangordoplazamayor/

 

 

 

 

 

 

Se acercaba el día de la intervención, y lo afrontaba sin nervios, ya que no pensaba demasiado en ello.

 

Cuando lo hacía, debido a mi experiencia profesional, no podía evitar verme pefectamente colocado en la mesa de quirófano, intubado, y visualizar la cirugía.

Por lo que intentaba no hablar ni siquiera del tema.

 

 

El Jueves 12, ingresaba a las 06:30h.

 

Ducha, medias compresivas puestas, enjuagues con clore, y al lío.

 

Al llegar al antequirófano, me cogieron las vías, etc...

 

El primero en llegar a verme, fue mi amigo, el Dr. Alejandro Gómez Rice. Grandísimo cirujano de la Unidad de Columna del Hospital HM Puerta del Sur, de Móstoles, con el que he trabajado infinidad de veces.

 

Estuve charlando un rato con él, hasta que llegaron la anestesista y las enfermeras que estarían en la cirugía, para presentarse. Encantadoras todas!.

 

Una vez dentro, me pusieron música, previa petición, y pasaría un frío espantoso hasta que me dormí y me entregué completamente.

 

No llegué a hablar con las otras dos personas que participarían en la intervención...

Mi gran amigo José Luis Revuelta, jefe nacional de columna de Prim, que venía con un gran cirujano de columna, el Dr. Gerd Bordon, de la Clínica Bordon, de Valencia.

 

Imposible juntar un equipo mejor. ¡Gracias Jose por hacerlo posible!

 

La complejidad del abordaje, con un alto riesgo vascular, así lo requería.

 

Había que separar las vértebras, para fijarlas en un segundo tiempo, por lo que primero estuve colocado en decúbito lateral.

 

Una incisión anterior de unos 10cm, y con la ayuda de un separador neumático específico , irían separando diferentes planos, hasta llegar al espacio colapsado.

Costó mucho por el gran tamaño del psoas, y por la dificultad de entrar entre las dos vértebras.

 

Pero este equipo de magníficos cirujanos, consiguió solventarlo.

 

 

 

 

 

 

Una vez colocado el OLIF (Oblique Lateral Interbody Fusion), comenzaba un segundo tiempo, en el que me colocarían en prono, para realizar una, ya más habitual, artrodesis lumbar.

 

Al haber abierto ya el espacio, colocado la caja, y no tener que realizar discectomía, no haría falta tocar demasiado la musculatura, y los tornillos pediculares, se colocarían de forma percutánea, lo que sin duda facilitaría a posteriori, la recuperación.

 

(Tanto el abordaje, como la fijación percutánea, estaba totalmente estudiado, y era lo mejor para mi clínica. No es necesario en todos los casos, ni se puede realizar en otros)

 

 

 

 

 

 

 

 

Me llevé unos buenos tornillacos debido al tamaño de mis vértebras. 7,5 x 50mm los 4.

Gran tamaño, cuando lo normal viene a ser 6,5 x 40mm en esas vértebras.

 

 

 

 

 

 

 

 

¡Éxito rotundo!

 

Una separación foraminal de 6mm, es una barbaridad.

 

 

 

 

 

 

 

Una vez en la habitación, en la que pasaría 5 días, me conectaron una bomba de morfina, que usaría tan sólo la primera noche.

 

Tenía permiso del Dr.Gómez Rice para levantarme al baño y dar paseos, siempre y cuando no tuviese mareos, por lo que pedí a anestesia que me la retirase, y así empezar con mi medicación habitual, que era igual de fuerte, y no me sentaba mal.

 

Y así sucedía al día siguiente.

 

La enfermería de planta, observaba atónita como paseaba por los pasillos.

Ver a un paciente operado de columna, andar al día siguiente de la intervención, y más, con el gran edema que se formó, no es habitual.

 

Ojo, no es mérito mío, es de los Doctores, G.Rice y Bordon.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En esta última foto se me puede ver entusiasmado por degustar una "exquisita" sopa de menestra.

 

 

Cambiando de tercio, el mismo 12 de Diciembre, mientras ingresaba, Novartis, mediante su plataforma Tu Cuentas Mucho, publicó una entrevista que me hicieron hace algún tiempo.

 

Es un verdadero placer colaborar con ellos. Hacen una gran labor por los pacientes y sus famiiares.

 

 

https://www.tucuentasmucho.com/cuidarse/entrevista-a-emi-aguera-paratriatleta-y-autor-del-blog-deporte-anquilosado/

 

 

Espero que os guste.

 

 

Por lo demás, ahora sigo recuperándome poco a poco. El edema casi se ha reabsorbido, ya no tengo puntos, y voy andando despacito con ayuda de mi bastón, aunque sólo abuso de él, para subir escaleras o entrar y salir del coche. Mi cojera ha desaparecido, pero por el momento, me da seguridad.

 

El dolor está controlado, a pesar del inflamatorio.

La intensidad de ambos dolores simultáneos, era muy grande, y al bajar el mecánico, he sentido un gran alivio.

 

Ya me ducho sólo, sin ayuda de Nelu, mi compañera, amiga, enfermera, psicóloga, y mil cosas más...

 

No tengo palabras para agradecerte todo lo que haces por mí.

¡Te quiero mucho bonita!

 

Al igual que a mi madre, mi hermana y mis hijos. Siempre están conmigo para todo.

 

 

En Febrero intentaré empezar a nadar, y en Marzo tengo cita con mi reumatóloga para retomar el tratamiento biológico.

 

 

Para montar en bici falta mucho aún, y correr, por el momento ni nombrarlo.

 

Pero a pesar de todo, creo que va a ser un gran 2020.

 

¡¡¡Feliz año de salud y éxitos para todos!!!

 

 

 

 

 (Look casual de Nochevieja, con pantalón de chandal, camisa, y copa en la mano de Champín)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas recientes

January 16, 2020

September 29, 2019

July 15, 2019

June 3, 2019

April 18, 2019

March 14, 2019

January 19, 2019

December 2, 2018